Castilla-La Mancha apuesta por ampliar la cultura del vino en jóvenes mediante catas por la región

El presidente de la Diputación de Albacete, Santiago Cabañero, ha acompañado al consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Arroyo, en la presentación de un programa de catas destinado a fomentar el conocimiento de la cultura del vino en el marco de un convenio de colaboración entre la Fundación Tierra de Viñedos y la Organización Interprofesional del Vino de España.

La iniciativa ha sido aplaudida por el responsable de la máxima institución provincial, que ha subrayado la importancia de todas y cada una de las medidas que, como ésta, se pongan en marcha con el fin de seguir haciendo crecer un sector insignia en nuestra tierra como el vitivinícola.

39 catas de vino dirigidas al público joven

Es una realidad que el comercio exterior del vino de C-LM está mejorando sus cifras día a día: La industria agroalimentaria regional aporta el 35% del total de exportaciones (donde, el sector de vino, viene representando actualmente en torno al 10%). Además, tan sólo en los nueve primeros meses del pasado ejercicio, el valor del vino exportado se incrementaba un 15% sobre el mismo periodo del año anterior.

Sin embargo, el gran reto que todavía sigue pendiente es el del mercado interior, ya que la nuestra sigue siendo de las regiones con el menor consumo per cápita, algo que la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural se ha propuesto revertir por ejemplo, a través de medidas como ésta que hoy ha sido presentada y que el presidente de la Diputación, Santiago Cabañero, ha subrayado como una gran noticia para un sector tan clave en nuestra provincia como el del vino.

En total, está prevista la celebración de 39 catas a lo largo y ancho de nuestra región. Con ellas, se pretende llegar especialmente a jóvenes de entre 25 y 40 años, que han de ser los consumidores del futuro en este sector referente, y a quienes es fundamental iniciar y desarrollar en una cultura del vino (siempre bajo un consumo moderado, enmarcado en la dieta mediterránea) que se ha ido perdiendo en el conjunto de España en las últimas décadas, afectando también a Castilla-La Mancha. Para ello, estas catas se realizarán en establecimientos, pubs, gastrobares, etc. frecuentados por público juvenil en las localizaciones seleccionadas dentro de esta particular 'ruta'. Estarán dirigidas por expertos y profesionales, y no están orientadas a un destinatario demasiado especializado, sino a aquel que quiera ir conociendo más acerca del vino. En cada cita podrán participar entre 25 y 30 personas.